El Médico Adivino en el África Bantú: un tratado de magia blanca y medicina tradicional por Jesus Fuentes Guerra

El Médico Adivino en el África Bantú: un tratado de magia blanca y medicina tradicional por Jesus Fuentes Guerra

Titulo del libro: El Médico Adivino en el África Bantú: un tratado de magia blanca y medicina tradicional

Autor: Jesus Fuentes Guerra

Número de páginas: 65 páginas

Fecha de lanzamiento: September 30, 2014

Editor: Ediciones Maiombe

Jesus Fuentes Guerra con El Médico Adivino en el África Bantú: un tratado de magia blanca y medicina tradicional

El Médico Adivino en el África Bantú: un tratado de magia blanca y medicina tradicional por Jesus Fuentes Guerra fue vendido por £7.57 cada copia. El libro publicado por Ediciones Maiombe. Contiene 65 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

Alguien dijo una vez que para definir lo que una cultura aporta a otra, es necesario conocer lo que porta. Lo que es lo mismo el contenido del sustrato, su manifestación en la oriundez, sus transformaciones en y su intercambio con el nuevo referente deben ser de pleno dominio para el investigador y esa es una de las principales carencias de la antropología cultural cubana en lo referido a los estudios etno-religiosos. En otras palabras, se pretende hacer etnología (aventurando conceptos), sin un material etnográfico apropiado y aportador de las fuentes originales. Se enfatiza en el paralelismo esgrimiendo un caduco evolucionismo trasnochado, se cuestiona el difusionismo, y hasta se niega el sincretismo (manifestación sincrónica de la transculturación) que es la consecuencia inevitable de ese terrible accidente histórico que fue la trata y la introducción del negro esclavo en Cuba.
Así resulta que se pretende valorar la Regla de Ocha y la Regla de Palo Monte, por ejemplo, y se desconoce cuáles son las características de los sustratos en el contexto africano. Entonces, el lector cubano tiene que soportar las increíbles (y graciosas) travesías de Orula por Egipto, Persia, La Meca y el Tíbet como un supuesto origen (según algunos “investigadores”) del oráculo de Ifá de los yorubas y aceptar (¿con duda kantiana?) que los congos politeístas adoran a un panteón de dioses. Las propuestas disparatadas no escasean, tanto en el plano lingüístico como en el cultual.
La africanística, en términos generales, carece en Cuba de bibliografía. Por lo tanto, ¿cómo valorar los sistemas de creencias cubanos de sustrato africano con un mínimo de cientificidad? Resultado de esta carencia: la mayoría de los estudios están permeados por un descriptivismo que ya agobia al público lector, donde abundan las versiones contradictorias y localistas; y en el mejor de los casos, por abordajes sociológicos de alcances limitados.
Con La nganga africana: un tratado de magia blanca y medicina tradicional pretendo hacer un modesto aporte a los estudios africanísticos en nuestro país. Quizás pueda servir de punto de partida para otros empeños mayores.